Implantes pterigoideos e implantes cigomáticos, usos frecuentes

Implantes pterigoideos e implantes cigomáticos, usos frecuentes

Los implantes dentales son soluciones ideales para las personas que han perdido una o varias piezas bucales o, simplemente, aspiran a una mejora estética. Son varios los tipos que hay, aunque aquí nos referiremos a dos, muy especiales, para pacientes que han perdido calidad y cantidad de hueso maxilar.

¿Qué son los implantes pteriogoideos?

Son implantes cuyas piezas de anclaje se fijan en la zona pterigoidea, que se encuentra próxima al maxilar y al cráneo. Es un área de la mandíbula donde es fácil encontrarte hueso denso, que garantiza su estabilidad.

¿Qué beneficios te proporcionan los implantes pteriogoideos?

Los más notables son:

  1. Dan más estabilidad y soporte a la mandíbula al colocarse cerca de la articulación temporomandibular.
  2. Se trata de una técnica menos invasiva que las convencionales. De este modo, reduces los tiempos de recuperación y espera.
  3. Conservan la integridad del seno maxilar. Esto implica que pueden implantártelos aunque padezcas una patología sinusal y no sea posible efectuarte un injerto de hueso.
  4. Se colocan en tu propio hueso. Por esta razón, se reduce el período de tratamiento, ya que no tienes que esperar a que se consolide el injerto.

¿Cómo se aplica la técnica pterigoidea?

Los implantes pterigoideos se colocan mediante una cirugía sencilla, que requiere anestesia local. Son algo más largos que los convencionales y se introducen con cierta inclinación para aprovechar la densidad ósea de la apófisis. Para hacerlo, es frecuente usar osteotomos, una especie de punzones, junto con las fresas o taladros. Gracias a ellos, conseguimos un mayor control y condensamos el hueso disponible en vez de perderlo al hacer un agujero.

¿Qué problemas resuelven los implantes pterigoideos?

Los utilizamos en varias situaciones:

  1. Cuando el paciente presenta una pérdida ósea severa en la parte posterior de la mandíbula.
  2. En los casos en los que el paciente manifiesta una anatomía mandibular compleja que hace imposible o no aconsejable la aplicación de otra técnica.
  3. Si no es posible efectuar un injerto de hueso o se quiere acortar el tiempo de recuperación por cuestiones de edad, por ejemplo.

Es necesario combinar los implantes con otras técnicas para proporcionar un mayor soporte.

¿Qué son los implantes cigomáticos?

Son los de mayor longitud, ya que pueden medir poco más de 5 cm. Además, se anclan en el hueso cigomático o malar, esto es, en la zona del pómulo. La razón es que este hueso se caracteriza por ser más duro y resistente que el maxilar. Así, cuando se ha producido una pérdida intensa de la encía, por ejemplo, por enfermedades, suele ser una buena solución.

¿Qué beneficios te proporcionan los implantes cigomáticos?

Los más significativos son:

  1. Constituyen una buena solución para las personas que utilizan prótesis removibles desde hace mucho tiempo, con la consiguiente pérdida de hueso.
  2. El hueso del pómulo permite un anclaje fuerte que soporta bien la fuerza de la masticación.
  3. El tratamiento es más corto que con los implantes convencionales.

¿Cómo se aplica la técnica cigomática?

Es una cirugía que lleva a cabo un cirujano maxilofacial. Según los casos, se puede llevar a cabo con anestesia local, aunque también es posible que se recomiende la anestesia general. Esto ayuda a que el paciente no sienta molestias. Por otro lado, suelen ser dos tipos de tratamientos los más frecuentes:

  1. Tratamiento Quad: Consiste en poner dos implantes en cada lado de la cara. Sobre ellos, se fija una prótesis provisional el mismo día de la intervención o al día siguiente. Una vez cicatrizados el tejido óseo y la encía, se procede a colocar la prótesis fija definitiva.
  2. Tratamiento híbrido: Combina la aplicación de esta técnica con la implantología convencional. En estos casos, lo habitual es colocar un implante cigomático a cada lado de la cara y dos o cuatro convencionales. Todos en el maxilar superior.

Implantes pterigoideos e implantes cigomáticos, usos frecuentes

Usos frecuentes de los implantes pterigoideos y cigomáticos

En general, se recurre a ellos cuando la calidad o cantidad de hueso del paciente es insuficiente para sostener medidas convencionales, ya que son algo más largos. Se anclan a huesos más duros y resistentes que no se absorben con el tiempo, como ocurre con los maxilares. Por tanto, son una excelente alternativa a los injertos de hueso cuando la persona manifiesta grandes reabsorciones óseas.

Los recomendamos a pacientes que ya han perdido sus piezas dentales por factores relacionados con la edad o el sexo, han sufrido traumatismos o padecen patologías severas en la encía. Es el caso de la periodontitis en sus últimas fases.

Por último, desde el punto de vista estético y funcional, son perfectos en ambos casos para recuperar la sonrisa y para masticar correctamente.

¿En qué se diferencian ambos implantes?

Aunque los usos frecuentes de los implantes pterigoideos y cigomáticos son similares, su colocación es diferente. El pterigoideo se coloca en una apófisis del hueso esfenoides en la base del cráneo. Por su parte, el cigomático apunta al hueso malar, que es la parte más prominente del pómulo.

¿Cuál es el más recomendable en tu caso?

En realidad, no eres tú quien lo tiene que decidir. Deben ser los profesionales los que sugieran qué técnica es la más adecuada en tu caso. No obstante, podrían aconsejarte varias opciones para que elijas la que más te guste. Sin embargo, te recomendamos que sigas sus indicaciones.

¿De qué material están hechos?

En la actualidad, el material de mayor calidad que se usa en implantología es el titanio. La razón es que es biocompatible y, por tanto, no produce reacciones alérgicas. Por otro lado, es muy resistente a la corrosión por la humedad y los ácidos bucales. Además, permite dar unos acabados muy naturales, lo que contribuye a una buena estética.

También los puedes encontrar de acero inoxidable y de circonio. El acero inoxidable es duradero y resistente, pero da cierto aspecto metálico que no siempre queda bien. Por su parte, el circonio es aún muy nuevo para este uso, como para saber qué efectos y comportamiento tendrá a largo plazo, aunque estéticamente es muy válido.

En definitiva, tanto los implantes pterigoideos como los cigomáticos son excelentes opciones para personas que han sufrido una gran pérdida de hueso maxilar. Estas, hasta hace muy poco, no podían recurrir a la implantología para mejorar su sonrisa. Sin embargo, ha de ser tu odontólogo quien te recomiende las opciones más adecuadas para ti.

 


¿Te gustaría tener el mejor diagnóstico dental de Mallorca?

¡Reserva ahora tu visita en Mallorca Dental!


Mallorca Dental, diagnóstico dental avanzado en Palma de Mallorca

 Puedes llamar a los teléfonos:

679 66 10 16 // 871 90 65 08 

Estamos en: C/ Marqués de la Fontsanta, 52
07005 Palma de Mallorca

También puedes contactar mediante el formulario de contacto:

    Nombre (requerido)

    Apellidos (requerido)

    e-mail (requerido)

    Teléfono de contacto (requerido)

    ¿Cómo nos ha conocido?

    Asunto

    Su mensaje



    Por favor, prueba que eres humano seleccionando el estrella.

     

     


    La lectura de nuestro Blog Dental no supone en ningún caso la realización de un diagnóstico ni evita la visita a su dentista. Por favor, para estudiar su caso en particular acuda al especialista médico de forma presencial.